Solucion al problemas con los botones del vestido

Solución al problema con los botones del vestido de novia

Solución al problema con los botones del vestido

Como bien comenté en la presentación de este blog, una de las cosas que más me fascinan de las bodas es la cantidad de “secretitos” que vas aprendiendo durante el transcurrir del día, y sobretodo, en el domicilio de los novios ya que es el lugar donde hay una interacción más directa con los familiares.

El primero que os voy a desvelar es uno de los más interesantes para de cara a prevenir a la novia de una posible crisis nerviosa en plena tarea de vestirse. ¡Empezamos!

Vestidos de novia hay de muchos tipos y un día trataré este tema con la dedicación que se merece, pero hoy me centraré en el cierre con el que están elaborados algunos: cremallera y columna de botones. Con este tipo de vestido me he topado en varias ocasiones a lo largo de mi carrera como fotografo de bodas y puedo aseguraros que algo que puede parecer tan simple se vuelve complicado cuando hay nervios, timing, uñas recién hechas y una columna entera de bonitos botones que abrochar. Los Problemas con los botones del vestido de novia son serios…

Os explico la historia que hay tras la solución al problema con los botones del vestido:

Esto dejó de ser un problema cuando la tía de la novia salió entre la multitud gritando “¡Un clip!”. Efectivamente, un clip abierto en forma de gancho fue la solución para poder sacar hacia fuera las gomitas que abrochan los botones del vestido. En un momento nuestros problemas con los botones del vestido de novia desaparecieron!

Realmente es una pega que el vestido sea complicado de abrochar al tener este tipo de espléndidos botones a la par que poco prácticos. Muchos diseñadores de moda nupcial lo una solución al problema con los botones del vestido de otras formas, pero los que no, deberían explicar a sus clientas como proceder ante este “reto” porqué luego soy yo quién acaba ayudando a abrochar vestidos de novia para evitar crisis nerviosas en pleno reportaje, y no me ha tocado ni una ni dos veces solamente…¡Os lo aseguro! 🙂

Espero que os sea de utilidad este pequeño truco tan básico. A veces nos complicamos tanto la vida que no encontramos soluciones fáciles a los obstáculos.

Sam || www.feelbooda.com